• català
  • español
  • english

  • Main menu:

    sigue en vivo

     

    Mountaineers for Himalayas Foundation

     

    sigue en vivo




     

    Llistat de noticies:

    RSS Español
    patrocinadores

    Links:

    ¿ESTÁ LOCO ANDREU MATEU?

    12/06/2008

    Ho sentim, aquest article no té traducción en català Una de las personas que me animó enseguida al conocer nuestro proyecto de hacer las “7 Cumbres” del mundo fue Andreu Mateu.   Este es uno de aquellos personajes que uno agradece de haber conocido haciendo aventurillas por el mundo.  La pasada semana leí un artículo suyo en un periódico, y he pensado que era un buen tema para comentar aquí.

    El primer contacto que tuve con él fue haciendo el Dakar de 1998.  Éramos un grupito de motoristas que debutábamos en la gran prueba africana, y se nos juntó este tío que, a pesar de haber viajado mucho en moto haciendo la vuelta entera al continente africano, nunca había pilotado en carreras.  Asustados e impresionados como estábamos por irnos a desvirgar en la prueba más dura del mundo del motor, Andreu nos dejaba a todos boquiabiertos con su fuerza mental.  Él era, de lejos, el que menos experiencia tenía entre todos nosotros como piloto de motos, pero a la vez era el que más seguro estaba de sí mismo, y el que más confianza demostraba en sus posibilidades de acabar el Dakar.  En aquella ocasión no lo consiguió por un incidente que le devolvió a casa con la clavícula rota, pero nos dejó claro a todos que la fuerza siempre está en la mente.

    Des de aquel Dakar no hemos perdido nunca el contacto con Andreu, y la relación con él me ha ayudado mucho en el momento de plantearme grandes retos tanto en el plano profesional como en el  de las aventuras.   Uno de sus conceptos clave es que “Todos tenemos miedos, y el miedo es a menudo el que impide moverse a las personas; pero la principal distancia entro dónde uno está y dónde podría estar, es siempre la propia mente”.

    Volved a leer esta expresión y reflexionad la fuerza que tiene.  Pero de frases o expresiones buenas, hay muchas; y yo ya hace tiempo que me aplico aquella otra frase de Oscar Wilde que dice que “No creeré lo que dices hasta que vea lo que haces”.  Por esto sí que me creo a Andreu Mateu cuando leo o escucho una de sus muchas expresiones radicales y, a menudo, tremendamente ciertas.  Me las creo porqué conozco lo que ha hecho, y luego veo que sus sentencias no provienen únicamente de una reflexión intelectual, sino que son fruto de una experiencia vivida en primera persona.

    Admiro a Andreu porqué es una de aquellas escasas personas que tiene una doble cualidad importante:  1) Extrae valiosas reflexiones de todo lo que hace, y 2) Aplica a la práctica las reflexiones que él se hace.  Esto parece sencillo de decir, pero es mucho más difícil de cumplir.  Aprender y sacar reflexiones interesantes de todas las actividades que vamos haciendo en la vida es mucho más importante que hacer las cosas sólo porqué quedan bien y para poderlas explicar.  Y saber llevar a la práctica los conceptos vitales que uno se ha ido desarrollando, es lo que marca la diferencia entre la gente que se deja llevar por la corriente, o la que lleva el timón de su propia embarcación.

    Él ha montado su vida alrededor de las aventuras y los retos personales, relacionándolos con la vertiente profesional,  y al final se ha convertido en un canalizador de todos estos conceptos tan importantes ya no sólo para plantearse grandes retos, sino también para enfrentarse con el día a día de cada uno.

    Como hombre de grandes decisiones, hizo un giro de 180 grados en su vida a principios de los 90, cuando estaba trabajando en un alto cargo de la oficina comercial de España en Nueva York, dejándolo todo para llevar a cabo su primer gran proyecto:  La “Transcovery”, que consistía en viajar durante tres años por todos los países del mundo utilizando todos los medios de transporte posibles.  Para esta aventura salió de Barcelona hacia Valencia en patines de línea; luego fue a Mallorca con un Patín Catalán, cuando todo el mundo le decía que eso no era posible; cruzó el estrecho de Gibraltar a nado; cruzó el atlántico en un velero en solitario; corrió la maratón de Atenas; dio la vuelta a África en moto; Etc, etc, etc….  Al final escribió un libro y fundó su empresa, denominada “Dreams&Adventures”, des de la que organiza eventos de placer y motivacionales para empresas.  Ahora dirige su empresa desde su barco, que le sirve a la vez de oficina y de vivienda, situado en el puerto de Badalona (Seguramente otro sueño recurrente para mucha gente, que muy pocos se han atrevido a hacer realidad).

    Des de aquel momento ha hecho algún otro proyecto interesante, con una participación en el Dakar en moto incluida, hasta llegar a su última locura: Su proyecto “Con un par de remos”, que le llevó a ser el primer español que ha cruzado el atlántico a remo, totalmente en solitario y sin ningún tipo de asistencia.  Estuvo tres meses para ir de las islas Canarias a Martinica, recorriendo 5.000 Km.  Una vez más, demostraba que a nivel técnico seguro que había mucha gente más preparada que él para hacerlo, pero para llevar a cabo este proyecto, lo más importante era tener la cabeza bien amueblada.  Aguantar en la más absoluta soledad tantos días dentro de una cáscara abandonada en  medio del océano atlántico sólo está al alcance de unos pocos.  Como él decía antes de partir, en noviembre de 2006, al presentar su proyecto:  “No busquéis la fuerza en mis músculos, pues está en mi mente”

    Ahora ya está perfilando su próximo reto:  Dar la vuelta a toda la península ibérica a nado.  ¿Pensáis que no será capaz?  ¿Qué esto sólo es una meta al alcance de gente como David Meca?  ¡Yo no apostaría en contra!

    En su web del proyecto de la travesía atlántica  a remo (www.conunparderemos.com) , preguntaba a los visitantes si creían que él estaba loco, y luego hacía una estadística.  Yo, evidentemente, le contesté, y lo hice recordándole una anécdota con él que me quedó muy presente:

    En diciembre de 2004, cuando yo estaba ultimando los preparativos para ir a participar en mi quinto Dakar, y primero como piloto de coches, me llamó Andreu para darme ánimos y felicitarme por la nueva aventura.  Yo volvía al Dakar después de tres años de ausencia motivada básicamente por el nacimiento de mi segundo y tercer hijo; por esto le dije a Andreu que me daba la sensación de estar un poco chalado por meterme en estos líos con todo el trabajo que tenía, las responsabilidades que soportaba y el hecho de tener tres hijos tan pequeños.  Después de hablar un rato y despedirnos, colgamos el teléfono.  Pero a los 10 minutos, me volvió a llamar para abroncarme y decirme que yo no era el loco, sino que los locos eran los que se quedaban aquí:  “¿Quién está loco, el que lo deja todo y se va a correr mundo y a vivir la vida, o el que se pasa quince años en una oficina, del trabajo a casa y de casa al trabajo; y en verano se quince días de vacaciones a la playa?  ¡Y esto cuando el mundo es tan grande!   ¿Quién está más loco?”

    Albert Bosch

    ¡Participa! Escribe un comentario




    Els vostres comentaris

    Comentario de Carmen Vila
    Fecha: 12 June 2008, 18:13

    …lo importante es el camino……………

    Comentario de Arcadi
    Fecha: 12 June 2008, 17:08

    Si que està boig l’Andreu,

    però com una CABRA!

    Tot i que també té molta raó.

    No pots deixar de fer projectes que et realitzin només per les responsabilitats que et lliguen.

    Però tampoc és una OBLIGACIÓ fer activitats ESPECTACULARS per sentirse bé.

    S’ha de viure cada dia amb intensitat i il.lusió.

    Una abraçada